CAFÉ COLOMBIA GOLDEN HUILA

6,5026,00

Un café ideal tanto para tomar solo como con cualquier tipo de leche, recomendado para café americano.

Notas a café con leche, de acidez suave, cuerpo medio y cremoso y con un puntito cítrico.

Limpiar

El café de especialidad Colombia Golden Huila está tostado por nuestro maestro tostador en un punto medio, para, de esta manera sacarle todas las propiedades y cualidades que como buen café de especialidad tiene consiguiendo el balance entre acidez, dulzor y aromas.

Un café de grano grande con notas achocolatadas y cítricas, dulce, limpio, con una acidez media y cuerpo medio y cremoso, con una puntuación SCA de 83,5 puntos.

En definitiva el café de especialidad Colombia Golden Huila es un café muy aconsejado para cafeteras moka (italiana) y espresso que también esta muy rico en filtro pero no tanto para capsulas.

Peso N/D
Cantidad

250gr, 500gr, 1Kg

Molienda

Grano, Espresso, Moka (italiana), V60 Aeropress, Chemex, Moccamaster – Sifón, Prensa, francesa

Huila es una de las dos regiones cafeteras más importantes de Colombia. Una tierra llena de vida poblada por simpáticos habitantes que conviven en armonía con la naturaleza. La tierra que pisan los seres vivos que pasean hoy por los campos, fue también pisada por los venados de astas doradas hace miles de años. Cuenta la leyenda que el color de la cornamenta se debía a pequeñas partículas de oro incrustadas, afiladas como cuchillos, tan hipnóticas como letales. Algunos lugareños afirman haber visto al último de los venados de astas doradas en la naturaleza salvaje, lo describen como un espíritu, una estela de partículas que flotan en el aire y relucen sutilmente. Un venado de pelo tostado claro renace con el primer rayo de sol en Huila. Cada mañana, mientras los finqueros aun duermen, el venado recorre ágil y silenciosamente las plantaciones de café. El dorado rocío refleja el cielo del amanecer mientras descansa sobre los cafetos hasta que el hocico del curioso venado lo borra con su olfateo antes de desvanecerse. Notas de albaricoque y café con leche impregnan las primeras horas de la mañana colombiana. El sol comienza a calentar el cielo del nuevo día mientras las partículas de oro flotan ante los incrédulos ojos de los finqueros.